karité & palmarrosa











Después de la vuelta de las vacaciones, del calor intenso y de las horas de exposición al sol, hemos preparado un jabón a base de karité y aceite esencial de palmarrosa, para dar unos merecidos mimos a nuestra piel.








A la manteca de karité se la conoce por su acción protectora contra la sequedad de la piel, por su acción hidratante y suavizante y por su capacidad de regenerar las células, previniendo así su envejecimiento prematuro..
Proteje la piel de las agresiones externas, como el sol, el viento, el frío... Es efectiva también para las pieles delicadas e irritadas.









La palmarrosa con su peculiar olor, a medio camino entre el geranio y la rosa, proteje y mejora cualquier tipo de piel, tiene efecto hidratante,  cicatrizante, antibacteriano, regula la secrección sebácea, estimulándola o normalizándola y también ayuda a frenar su envejecimiento y a suavizar las arrugas producidas por una exposición prolongada al sol.







Una buena manera de preparar nuestra piel para el frío.










1 comentario: